Qué es el Sesgo de Confirmación; Cuando hacemos una pregunta, ponemos a prueba una hipótesis o cuestionamos una creencia, a menudo mostramos un sesgo de confirmación. Es más probable que busquemos pruebas que confirmen, que desconfirmen la pregunta, hipótesis o creencia que estamos poniendo a prueba. También interpretamos las pruebas de forma que confirmen más que desconfirmen esa pregunta, hipótesis o creencia, y es más probable que percibamos que las pruebas que confirman son más importantes que las que desconfirman. El sesgo de confirmación influye en las cuestiones que exploramos tanto en nuestra vida profesional como en la personal, tanto si nuestra investigación es en nombre de una audiencia de millones de personas como de una sola.

En el periodismo, el sesgo de confirmación puede influir en la evaluación de un reportero sobre si vale la pena publicar una historia y en la decisión de un editor de dar luz verde a la publicación de una historia. Si se acepta la propuesta, puede determinar las preguntas que el reportero decida hacer (o se niegue a hacer) mientras investiga la historia. Puede afectar a la decisión de un editor de asignar determinadas historias a un reportero en lugar de a otro. Y puede dejar a los periodistas expuestos a campañas deliberadas de desinformación.

Los expertos examinan las causas y consecuencias de los sesgos cognitivos y desarrolla intervenciones para reducirlos. Han descubierto que la susceptibilidad a los sesgos cognitivos no es una propiedad inmutable de la mente. Puede reducirse con un entrenamiento dirigido a sesgos específicos. Las intervenciones de formación para la reducción de prejuicios enseñan a las personas sobre prejuicios como el de confirmación. También pueden dar ejemplos, retroalimentación y práctica y ofrecer estrategias procesables para reducir cada sesgo, lo que puede mejorar los juicios y las decisiones profesionales, desde el análisis de inteligencia hasta la gestión.

Muchos de los mismos sesgos cognitivos se aplican al periodismo. La formación en capacitación puede ayudar a los periodistas a reconocer y reducir la influencia de los sesgos cognitivos en sus propios juicios y decisiones, y a verlos en las acciones y declaraciones de las personas que cubren en sus reportajes.

Qué es el Sesgo de Confirmación

Sesgo de Confirmación en la Cobertura de la Guerra de Irak

En 2002, durante la preparación de la invasión de Irak por parte de Estados Unidos, los principales periódicos, como The Washington Post, The New York Times, The Los Angeles Times, The Guardian, The Daily Telegraph y The Christian Science Monitor, publicaron un total de 80 artículos en primera página sobre las armas de destrucción masiva, sólo entre el 11 y el 31 de octubre.

Muchos mostraban un sesgo de confirmación, como reveló un análisis realizado en 2004 por Susan Moeller, profesora de medios de comunicación y asuntos internacionales y directora del Centro Internacional de Medios de Comunicación y Agenda Pública de la Universidad de Maryland. En contraste con las cuidadosas distinciones que estos artículos hacían anteriormente entre el terrorismo y la adquisición de ADM durante las tensiones de 1998 entre India y Pakistán, Moeller descubrió que estos artículos aceptaban ampliamente los vínculos entre el terrorismo y las ADM establecidos por la administración Bush y sus afirmaciones de que la guerra con Irak impediría que los terroristas tuvieran acceso a las ADM. Los artículos tendían a comenzar con la perspectiva de la Casa Blanca. Los puntos de vista alternativos y las pruebas que no confirman la realidad tienden a situarse más abajo en el artículo o a quedar enterrados.

¿Cómo Funciona el Sesgo de Confirmación?

Está muy bien saber qué es el sesgo de confirmación, pero es mejor saber también cómo funciona.

El sesgo de confirmación suele adoptar la forma de una estrategia de prueba positiva. Cuando se pone a prueba una hipótesis, creencia o pregunta, suele haber cuatro tipos de pruebas a tener en cuenta: las pruebas a favor y en contra de esa hipótesis, creencia o pregunta, y las pruebas a favor y en contra de las hipótesis alternativas o su negativa (es decir, que la hipótesis que se pone a prueba es errónea). Mostramos un sesgo de confirmación cuando buscamos y damos prioridad a las pruebas que confirmarían nuestra hipótesis principal y desconfirmarían sus alternativas o su negativa, y cuando ignoramos o desechamos las pruebas que refutan nuestra hipótesis principal y confirman sus alternativas o su negativa.

Piensa en un periodista que investiga si el SARS-CoV-2 fue fabricado y filtrado desde un laboratorio de Wuhan, China, en lugar de tener un origen zoonótico. Es más probable que el periodista informe o destaque la proximidad física del Instituto de Virología de Wuhan con el mercado de Huanan, donde se vendían animales vivos y se encontraron la mayoría de los primeros casos, la investigación sobre los coronavirus de los murciélagos realizada en el Instituto, o que mencione los intentos del gobierno chino de negar que se vendieran animales vivos en el mercado o el primer caso, potencialmente erróneo, notificado a 30 km del mercado de Huanan. Ese periodista podría destacar menos que la mayoría de los primeros casos estaban relacionados con el Mercado de Huanan, que se encontraron infecciones similares en perros mapaches vendidos allí y en mercados de animales cercanos, que la estructura del SARS-CoV-2 no está optimizada para la transmisión humana, y el profundo impacto que el SARS-CoV-2 ha tenido en la economía china.

HipótesisPruebas que confirmanPruebas que desconfirman
Fuga de laboratorio (hipótesis focal)
  • Proximidad física del Instituto de Virología de Wuhan y el mercado de Huanan.
  • Investigación que examina la transmisibilidad de los coronavirus de los murciélagos a los humanos en el Instituto de Virología de Wuhan.
  • Primeros casos no vinculados a los trabajadores del Instituto de Virología de Wuhan.
  • Grave impacto económico en China.
Origen zoonótico (hipótesis alternativa)
  • Preponderancia de los primeros casos vinculados a los trabajadores del mercado de Huanan, en Wuhan, China.
  • Evidencia de SARSr-CoV encontrada en perros mapache vendidos en el Mercado de Huanan.
  • El genotipo del SARSr-CoV-2 no está optimizado para la transmisión humana.
  • El gobierno chino niega que el Mercado de Huanan vendiera animales vivos.
  • El primer caso se registró a 30 km del mercado de Huanan.

Somos propensos al sesgo de confirmación cuando factores intrínsecos o extrínsecos nos impulsan a centrarnos en una hipótesis concreta o a probarla. El sesgo de confirmación puede ser inducido por nuestros propios valores y motivos (por ejemplo, valores, miedos, política, incentivos económicos), y por la forma en que se enmarca un problema o una pregunta.

Sesgo de Confirmación en el Laboratorio

Las pruebas empíricas del sesgo de confirmación en la búsqueda de información se remontan a las investigaciones de Peter Wason de los años 60 sobre la psicología de cómo la gente comprueba las reglas. El ejemplo más famoso es su tarea de selección de cartas (a veces llamada tarea de las cuatro cartas). A los participantes en la investigación se les muestran cuatro cartas y se les pregunta qué dos cartas deben girar para probar una regla. Puedes probarlo aquí.

¿Qué dos cartas girarías para probar la regla «Todas las cartas con un número par en una cara tienen una vocal en la otra»?

Qué es el Sesgo de Confirmación - Prueba de Selección de Cartas de Watson

La mayoría de nosotros elige las cartas 2 y A, y ambas cartas tienen la posibilidad de confirmar la hipótesis. Si dieras la vuelta al 2 y encontraras una vocal, eso confirmaría tu hipótesis. Si dieras la vuelta a la A y encontraras un número par, eso confirmaría tu hipótesis. Sin embargo, tendríamos que dar la vuelta a las cartas 2 y K para comprobar si este conjunto de cartas desconfirma la regla. Sólo si un número par está emparejado con una consonante se infringe la regla. Si dieras la vuelta al 2 y encontraras una Z, por ejemplo, o dieras la vuelta a la K y encontraras un 4, entonces sabrías que la regla es incorrecta.

Otra forma en la que mostramos el sesgo de confirmación es en el tipo de preguntas que elegimos hacer, según demuestran las investigaciones. Muchas preguntas sólo pueden aportar pruebas que apoyen la hipótesis que comprueban (por ejemplo, «¿Qué te hace ser la persona adecuada para este trabajo?»). Tendemos a ser desequilibrados en el número de preguntas que hacemos que confirmarían o desconfirmarían nuestras hipótesis.

En un trabajo clásico de 1978, los psicólogos Mark Snyder y William Swann pidieron a 58 mujeres universitarias de la Universidad de Minnesota que comprobaran si otra participante se ajustaba a un perfil de personalidad. La mitad comprobó si su pareja era extrovertida. La otra mitad comprobó si su pareja era introvertida.

Para realizar esta prueba, se mostró a cada participante una lista de 26 preguntas y se les dijo que eligieran las 12 preguntas que mejor les ayudaran a comprobar la hipótesis sobre la personalidad de su pareja. La lista completa de preguntas se dividía en tres categorías. Once preguntas eran del tipo que la gente suele hacer a las personas que saben que son extrovertidas («¿Qué tipo de situaciones buscas si quieres conocer gente nueva?»). Diez preguntas eran del tipo que la gente suele hacer a las personas que saben que son introvertidas («¿En qué situaciones desearías ser más extrovertido?»). Las últimas cinco preguntas eran irrelevantes para la extroversión y la introversión (por ejemplo, «¿A qué tipo de organizaciones benéficas te gusta contribuir?»).

Los participantes que evaluaron la evidencia de extroversión tenían un 52% más de probabilidades que los que evaluaron la evidencia de introversión de hacer preguntas que confirmaran la extroversión. Por el contrario, los participantes que comprobaban la introversión tenían un 115% más de probabilidades de hacer preguntas que confirmaran la introversión que los participantes que comprobaban la extraversión.

Las pruebas de que el sesgo de confirmación influye en cómo interpretamos y sopesamos la información provienen de la investigación sobre los efectos de encuadre en la toma de decisiones. Los efectos de encuadre se producen cuando la forma en que consideras una decisión (por ejemplo, eligiendo o rechazando una de dos opciones), cambia la opción que eliges. Imagina que eres un juez que decide sobre un caso de custodia de los hijos entre dos padres que se están divorciando, los padres A y B. El progenitor A se lleva bien con el niño y es normal en cuanto a ingresos, salud, horas de trabajo y otras características típicas de los adultos, mientras que las características del progenitor B son más extremas. El progenitor B gana más y viaja por trabajo, tiene una vida social activa, problemas de salud menores y está muy unido al niño. La forma de decidir entre estos dos progenitores puede depender del marco a través del cual plantees la pregunta.

AdjudicaciónDenegación
Progenitor A
  • Ingresos medios
  • Salud media
  • Horario de trabajo medio
  • Relación razonable con el niño
  • Vida social relativamente estable
36%45%
Progenitor B
  • Ingresos superiores a la media
  • Relación muy estrecha con el niño
  • Vida social muy activa
  • Muchos viajes relacionados con el trabajo
  • Problemas de salud menores
64%55%

En 1993, el psicólogo Eldar Shafir mostró a 170 estudiantes universitarios de la Universidad de Princeton la información anterior y les pidió que tomaran una decisión. Preguntó a la mitad a quién concederían la custodia. Una mayoría (64%) concedió la custodia al progenitor B. Preguntó a la otra mitad de los participantes a quién negarían la custodia. La mayoría (55%) también denegó la custodia al progenitor B. ¿Cómo es que el marco llevó a más participantes a conceder y negar la custodia al progenitor B?

El modo en que se formuló la pregunta (conceder o denegar) llevó a los participantes a cambiar su forma de interpretar y sopesar las pruebas. Los participantes que eligieron a un progenitor en el «marco de adjudicación» se centraron en los rasgos positivos de los padres, lo que favoreció al progenitor B. Los participantes que rechazaron a un progenitor en el «marco de negación» se centraron en los rasgos negativos de los padres, lo que favoreció al progenitor A.

Sesgo de Confirmación en el Periodismo

Ya conocemos qué es el sesgo de confirmación, así que podemos llevarlo al terreno que más nos importa, el periodismo.

El periodismo de investigación puede verse influido por el sesgo de confirmación en muchas fases. El sesgo de confirmación puede influir en las historias que los editores y los periodistas deciden que vale la pena informar. Puede influir en qué periodistas se asignan a las historias (aquellos que comparten los prejuicios cognitivos de su editor y, por tanto, también creen que las historias son importantes y tienen valor periodístico). Y lo que es más importante, puede influir en la forma en que recogen las pruebas y las transforman en información para el público. El sesgo de confirmación puede influir en los datos que se recopilan y se presentan, en las fuentes que se entrevistan y se consideran creíbles, en cómo se interpretan y analizan las pruebas y las citas, en los aspectos de la historia que se destacan, en los que se restan importancia y en los que se eliminan.

Por ejemplo, si una organización de noticias decidió informar sobre la hipótesis de la filtración del laboratorio del SARS-CoV-2, fue una decisión tomada por sus editores, que dieron luz verde a las historias, y por el periodista o los periodistas que informaron sobre ella. Los periodistas tomaron decisiones sobre qué pruebas consideraban creíbles y dignas de ser informadas al público, qué fuentes entrevistar, en las que confiar y citar, y cómo contrastar las pruebas de una fuga de laboratorio con las pruebas de un origen zoonótico o de otro tipo (si es que esas alternativas estaban presentes).

Cómo evitar el Sesgo de Confirmación

El sesgo de confirmación puede reducirse con intervenciones que van desde simples estrategias de decisión hasta intervenciones de formación más intensivas. Una estrategia sencilla que se puede aplicar de inmediato es que, cuando se compruebe una hipótesis, hay que asegurarse de comprobar si las alternativas o su negativa son ciertas (una estrategia de «considerar lo contrario»). Nuestro sistema judicial asume que una persona es inocente hasta que se demuestre su culpabilidad, pero muchos jurados, investigadores, jueces y el público no lo hacen. La mayoría presume la culpabilidad. Pedirnos que consideremos explícitamente si una persona acusada es inocente puede aumentar nuestra propensión a considerar las pruebas que cuestionan su caso penal.

Al informar sobre una historia, recuerda que la gente adopta por defecto una estrategia de prueba positiva. Acuérdate de examinar la diagonal descuidada: las pruebas que desconfirman la hipótesis principal y confirman sus alternativas.

Una nueva investigación llevada a cabo por especialistas, descubre que incluso las intervenciones de entrenamiento de desprestigio de una sola vez pueden ayudar a las personas a reconocer el sesgo de confirmación y a reducir su influencia en sus propios juicios y decisiones, a corto y largo plazo.

En un estudio de 2015, se llevaron al laboratorio a 278 habitantes de Pittsburgh. Cada participante completó una prueba previa consistente en tres pruebas de su susceptibilidad al sesgo de confirmación y a otros dos sesgos (es decir, el punto ciego del sesgo y el sesgo de correspondencia). A continuación, un tercio de los participantes vio un vídeo de formación de 30 minutos elaborado por la IARPA (Intelligence Advanced Research Projects Activity). En el vídeo, un narrador define los sesgos, los actores demuestran en sátiras cómo un sesgo puede influir en un juicio o decisión, y luego se repasan las estrategias para reducir el sesgo.

Los otros dos tercios de los participantes jugaron a un juego de detectives «serio» de 90 minutos. El juego suscitó cada uno de los tres sesgos durante la partida. Al final de cada nivel, los expertos describieron los tres sesgos y dieron ejemplos de cómo influyen en los juicios y decisiones profesionales. A continuación, los participantes recibieron comentarios personalizados sobre los sesgos que mostraron durante el juego y estrategias para mitigarlos. También practicaron la aplicación de esas estrategias.

Tras completar una de estas dos intervenciones, todos los participantes completaron una prueba posterior que incluía escalas que medían cómo las intervenciones influían en su susceptibilidad a cada uno de los tres sesgos. Dos meses más tarde, los participantes completaron una tercera ronda de escalas de sesgo online, en la que se comprobó si la intervención producía un cambio duradero.

Este proyecto era una apuesta arriesgada. La mayoría de los científicos especializados en la toma de decisiones piensan que los sesgos cognitivos son como las ilusiones visuales: que podemos saber que existen, pero no podemos hacer mucho para evitarlos o reducirlos. Lo que encontraron fue sorprendente. Tanto si los participantes veían el vídeo como si jugaban al juego, mostraban grandes reducciones en su susceptibilidad a los tres sesgos cognitivos, tanto inmediatamente como incluso dos meses después.

En un artículo de 2019, descubrió que el entrenamiento de desprestigio puede mejorar la toma de decisiones fuera del laboratorio, cuando no se recuerda a las personas los sesgos cognitivos y no saben que sus decisiones están siendo observadas. Se llevó a cabo un experimento naturalista en el que 318 estudiantes jugaron una vez al juego durante un periodo de 20 días.

Se midieron subrepticiamente hasta qué punto el juego influía en su susceptibilidad al sesgo de confirmación insertando en sus cursos un caso empresarial basado en un acontecimiento del mundo real, con el que se midió su susceptibilidad al sesgo de confirmación. Los alumnos no sabían que el curso y el juego estaban conectados.

Los casos empresariales son esencialmente un juego de rol o una simulación de un problema al que podrían enfrentarse los líderes empresariales. A los alumnos se les presenta el problema y las pruebas (por ejemplo, datos, opiniones de diferentes empleados y directivos). A continuación, realizan un análisis y deciden cuál es la mejor forma de actuar en esas circunstancias.

Se descubrió que los estudiantes que jugaron al juego de entrenamiento antes de hacer el caso tenían un 19% menos de probabilidades de tomar una decisión inferior que confirmara la hipótesis en el caso que los participantes que jugaron al juego de entrenamiento después de hacer el caso.

Estos experimentos nos dan la esperanza de que el entrenamiento puede funcionar. Todavía queda mucho trabajo apasionante por hacer para ver cuándo y cómo las intervenciones de entrenamiento reducen los sesgos cognitivos y qué características de estas y otras intervenciones son más eficaces.

Los sesgos cognitivos, como el sesgo de confirmación, pueden ayudarnos a ahorrar tiempo y energía cuando nuestras hipótesis iniciales son correctas, pero también pueden crear errores catastróficos. Aprender a entenderlos, detectarlos y corregirlos (especialmente cuando hay mucho en juego) es una valiosa habilidad para todos los periodistas.

Tanto si estás empezando como si sueñas con ser un profesional especializado en el mundo de la prensa y los medios de comunicación, debes saber que es una rama donde se requieren muchas habilidades junto con experiencia profesional. Si te interesa el mundo del periodismo, estudiar un curso o Máster especializado online es lo más indicado. Asegúrate de hacerlo en un centro acreditado por DQ, disfrutarás de las mejores condiciones de acceso al mercado laboral con reconocimiento a nivel internacional y las mejores facilidades para proseguir estudios superiores universitarios.

No es probable Extremadamente probable

¡Si te ha gustado la publicación «Qué es el Sesgo de Confirmación», te animamos a estudiar periodismo online! ¡Dale al Like y comparte, los reclutadores contrastarán que sigues y compartes contenido de calidad especializado en tu nicho profesional!

Inicio/Entradas/Periodismo/Qué es el Sesgo de Confirmación y Cómo Evitarlo
Doctrina Qualitas